Depresión post parto, un problema mundial

La frase de la activista política Nawal El Saadawi: “La mujeres son esclavas de su maternidad” le retumba en la cabeza.  Cuando Karina entró a su consultorio, no sintió la presencia de un ser vivo. La joven diminuta y distraída fue incapaz de pronunciar palabra alguna, Como si el alma hubiese escapado de su cuerpo.,  

La vecina la llevó.  Alegaba que la parida había perdido el apetito.  Doctora se la traigo, porque esta joven tiene un recién nacido que se está enfermando.  Al principio ella le daba el seno, pero desde un mes para acá  no para de llorar, se la pasa cansada, y no quiere comer .  Al bebé lo tiene que reforzar con formula porque no le baja leche.  La muchacha no entiende que debe alimentarse, sino el niño sé va a complicar,  puede hasta morir.  Si no se muere ella antes.

Tengo que cruzar para confirmar si la criatura está limpia, o si le dio de comer, porque a la parida se le olvida todo.  Se olvida de su hijo, de la casa, e incluso, se olvida de ella.  No creo que duerma bien.  ¿No la ve? tiene los ojos como un zombi.

Según la vecina narra su versión de la historia la doctora reflexiona: “El Dios de los cristianos es injusto”. La mujer sacrifica su vida y su libertad por el designio sagrado de la maternidad mientras el padre es libre. 

Karina tiene 15 años, vivía con su familia. Cuando se enteraron de que estaba embarazada la botaron de la casa.  El hombre que le hizo la barriga, tiene su mujer.  A ella la mudó en una pieza, donde viene a verla de tarde en tarde , y desahoga sus instintos. 

La joven extraña su vida, su familia, su mamá, sus amigas, su escuela. Vive para esperar al señor de los chelitos.  

Coge juicio, coge juicio, recapacita la doctora.  Estas frente a una depresión post parto. Recuerda este tipo de depresión afecta a una de cada seis mujeres que dan a luz. Se relacionan con factores genéticos, eventos adversos, problemas sociales, falta de soporte, violencia contra la mujer,  y con la caída de hormonas después del parto. Es más frecuente en madres adolescentes y en su forma más grave puede conducir al suicidio.

A Karina el miedo la paraliza. Siente haber perdido su vida al sacrificarse por el hijo que el placer puso en su cuerpo. La maternidad es su cárcel. Para detectar la depresión post parto debemos pensar en ella, y en las secuelas de la esclavitud de las mujeres.