Las promesas no protegen

Negar educación sexual basada en la ciencia de la salud ha influido en las cifras alarmantes de mujeres y hombres infectados por el Virus del Papiloma Humano (VPH). Con cáncer de cuello uterino en mujeres, y de laringe en hombres pagamos la indiferencia de las autoridades.

Múltiples factores favorecen la infección con el VPH dentro de ellos el inicio de la vida sexual a temprana edad, cuando los órganos reproductores de las niñas están aún inmaduros. Nuestros hospitales están repletos de niñas embarazadas, no puede haber mayor evidencia.

Desde el punto de vista legal una niña no puede consentir tener sexo con un adulto, es una violación. La información da poder. En nuestro país negamos educación sexual basada en los derechos humanos. Con nuestro silencio consentimos la violación.

El uso del preservativo o condón previene la transmisión del VPH. Es impostergable una campaña de promoción efectiva y oportuna. Que la población tenga acceso al preservativo es vital.

Las promesas no protegen. Promese Cal anunció que ofrecería preservativos o condones en las múltiples farmacias del pueblo. Después de más de una década, todavía no llegan a la lista de medicamentos, ni a las farmacias populares. Así no se previene las infecciones de transmisión sexual (ITS).

Desde el inicio de la vida sexual las mujeres deben recibir un chequeo ginecológico periódico. Con un estudio simple como el Papanicolaou podrían detectarse alteraciones en el tejido del cuello uterino y pequeñas lesiones sugestivas del daño celular causadas por el VPH.

Realizar el chequeo médico preventivo y el Papanicolaou es la clave para preservar la salud.
Las vacuna previene el VPH. Las niñas que no han iniciado la vida sexual es la población ideal para ser vacuna. Ojalá contar con una vacunación masiva en niñas.

Las autoridades tienen décadas promoviendo la fidelidad y no ha funcionado. La fidelidad es un concepto ético o moral de los que comparten, que en este caso puede ayudar a la salud, pero que no tiene nada que ver con las políticas de salud que se deben emprender para que la población no se infecte de cualquier ITS.

La salud como la vida es un valor absoluto. El Gobierno debe velar por la salud de toda la población, compartan o no la fidelidad.


La mejor forma de defender la vida y prevenir las ITS, dentro de ellas el VPH, es educar la población en temas de salud sexual y reproductiva, promover y facilitar el uso del preservativo o condón. ¡Hasta cuándo seguiremos esperando!