Mujeres: hablemos de falcemia

Las causas de mortalidad infantil en República Dominicana son múltiples, pero se podrían reducir a: falta de calidad de la atención médica durante el embarazo, y las reiteradas violaciones de los derechos humanos de las mujeres.

La anemia falciforme es la causa número uno de ingresos por trastornos genéticos en el hospital infantil Robert Reid Cabral. La falcemia es una enfermedad hereditaria con un alto índice de morbilidad, mortalidad y una prevalencia alta en nuestro país. Según la hematóloga, Rosa Nieve Paulino, en Neyba, región 4 de salud: la prevalencia es superior a 7 u 8 por ciento, lo que implica que es muy alta. (A. Ortiz, Hoy).

Las mujeres deberían de saber si son portadoras de falcemia antes de embarazarse, en su defecto en el primer trimestre del embarazo. Con solo una prueba en sangre de células falciforme de la embarazada, y de ser portadora, se debe realizar la prueba de falcemia a la pareja; con esta simple técnica se puede sospechar la enfermedad.

En nuestro país, la falcemia es un problema serio de salud pública, que si bien todavía el Congreso se opone a despenalizar el aborto en las tres causales, como lo observó el Presidente de la República, las autoridades de salud deberían asegurar que toda embarazada tenga derecho a saber si es portadora o no de la enfermedad.

Mejorar la calidad de la atención es tarea pendiente. La prueba de falcemia se debe realizar en la primera consulta prenatal. La presencia de la enfermedad en la criatura se puede detectar en el primer trimestre del embarazo, antes de las 12 semanas de embarazo.

La anemia falciforme se caracteriza por episodios de dolor, anemia, infecciones serias y daño en órganos vitales. Los síntomas de la anemia falciforme son causados por una hemoglobina anormal (la proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno desde los pulmones hacia todo el organismo). Si tuviesen descendiente dos personas portadores de la falcemia, un 25 por ciento podrían tener hijos con esta enfermedad grave, otro 25 por ciento serian sanos y el resto portadores.

La enfermedad no tiene cura, con costosos tratamientos, algunos falcémicos alcanzan alrededor de dos décadas. El tratamiento actual va dirigido a solucionar las manifestaciones clínicas, así como a educar al paciente y sus familiares en la prevención de los episodios de crisis y complicaciones.

Una consulta prenatal no puede prevenir la anemia falciforme en el bebé, pero es deber del personal médico identificar las enfermedades que puedan poner en riesgo la vida del recién nacido e informar a la madre y pobre de las posibles complicaciones.

Lilliam FondeurComment