El secreto mejor guardado

La copa menstrual es el secreto mejor guardado. Un recipiente de silicón médico que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. A diferencia de los tampones, la copa menstrual no absorbe la sangre; ésta queda contenida en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido.

Las primeras evidencias de las copas menstruales datan de 1867, copas rudimentarias. En 1930, en los Estados Unidos se produjeron de manera industrial las primeras copas menstruales; su fabricación se interrumpió en 1963, alegaban múltiples causas: por falta de látex y porque no tenían éxito comercial debido a la opinión de las mujeres: les parecía que era demasiado grande, rígida y pesada, además de los tabúes culturales que implica el toque de los genitales de la mujer y las secreciones vaginales, la razón primordial: para el Mercado, no son rentables.

Para la comunidad médica la copa menstrual es muy segura, inocua y capaz de reducir la incidencia de infecciones genitales comúnmente asociadas al uso de absorbentes sanitariosy los tampones.

La copa vaginal no es muy usada, ni conocida por las mujeres en comparación con las toallas sanitarias o compresas sobre todo porque no existe publicidad de estos productos.
Ventajas de la copa menstrual:
• Economía: el coste inicial es mayor que las toallas sanitarias, pero el gasto solo se produce una vez y la duración con los cuidados adecuados puede ser hasta diez años.

• Infecciones: no permite el crecimiento, ni acumulación de gérmenes.

• Comodidad: se puede llevar durante la noche. Se puede utilizar durante toda la menstruación.

• Medio ambiente: Supone menos desechos para el medio ambiente.

Desventaja
• Puede ser un poco complicada de usar al principio. Se puede mover si está mal colocada. Sin embargo, si la colocación es adecuada es difícil que se mueva.

• Debe esterilizarse al final del ciclo.

Las copas menstruales se insertan en la vagina. No son porosas, absorbentes ni fibrosas, por lo que no arañan ni secan las paredes vaginales.

También podrían ayudar a prevenir problemas causados por el uso de compresas, como la candidiasis (producida por el ambiente cálido y húmedo que crea una compresa) y la cistitis (que puede darse si las heces en la compresa transportan la bacteria E. coli a la uretra o a la vagina).

Ya que las copas se pueden utilizar en cualquier momento del mes, la mujer puede practicar la inserción y extracción cuando no está menstruando para habituarse