El zika y la rubeola arruinan el futuro

El zika nos tiene alarmados pero no debemos darle tregua a la rubeola, no vaya a ser que contraataque. Los virus de la rubeola y el zika comparten el poder de generar malformaciones congénitas graves.

La rubéola es una infección aguda y contagiosa, causada por el virus que lleva su nombre. Su vía de transmisión es a través de estornudos, tos o al estar en contacto con pañuelos, vasos o manos contaminadas.

El virus de la rubéola es muy potente, la posibilidad de que una persona expuesta a él, no vacunada, adquiera la enfermedad es cerca del cien por ciento. Después de padecer la enfermedad no vuelves a padecer de rubeola, el cuerpo genera inmunidad permanente.

Los síntomas son leves y se presentan después de dos o tres semanas de estar en contacto con el virus. Una persona con rubeola puede transmitirle la enfermedad a otras personas dos días antes presentar los síntomas.

La rubeola se presenta de forma habitual en niños y jóvenes con fiebre leve, náuseas, conjuntivitis leve y erupciones en la piel. El exantema comienza en la cara y el cuello antes de progresar hacia los pies, y acostumbra a permanecer hasta tres días. Detrás de las orejas y en el cuello los ganglios linfáticos se inflaman, esta es la característica clínica sobresaliente. En las mujeres pueden presentar también artritis y dolores articulares, por lo general entre tres y diez días. Una vez que se contrae la infección, el virus se disemina en el cuerpo en una semana.

Cuando el virus de la rubéola infecta a una mujer embarazada en las primeras etapas del embarazo puede provocar aborto espontáneo, óbito (muerte fetal) o defectos congénitos graves en la forma del síndrome de rubéola congénita.

Los recién nacidos con síndrome de rubéola congénita pueden padecer problemas de audición, defectos oculares, cardíacos y otros trastornos permanentes como autismo, diabetes mellitus y disfunción tiroidea.

El virus zika es como un dejavú de los años 1964 y 1965, cuando hubo el último brote epidémico de rubeola, en estos años nacieron más de 20,000 niños con defectos congénitos en Estados Unidos.

La vacunación nos acerca a la eliminación de la rubéola y el síndrome de rubéola congénita en numerosos países. En abril de 2015, la región de las Américas de la OMS fue la primera del mundo en ser declarada libre de transmisión endémica de rubéola. Apostamos a la ciencia y a la no reproducción del mosquito que transmite el virus del zika.