Los fibromas no son sinónimo de vaciado

El útero que no se embaraza se llena de miomas. El fibroma o mioma uterino es el tumor pélvico benigno más frecuente en las mujeres. Las mujeres que posponen el embarazo deben asumir la posibilidad de empezar a llenar su útero de miomas.
El mioma se presenta de forma aislada como un solo mioma, o varios miomas, eso sí solo se presenta en la etapa reproducitva. Antes de la menarquia o despúes de la menopausia no se producen miomas, su presencia depende de la producción de la hormona llamada estrógeno.

Los síntomas de los miomas son diversos, se pueden presenter con dolor en bajo vientre, sensación de compresion, constipación o estreñimiento, dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales), infertilidad y complicaciones en parto. El aumento del flujo menstrual es el síntoma más frecuente de consulta por miomatosis uterina, este sangrado abundante puede generar anemia..
Aunque con la evaluación clínica podemos hacer el diagnóstico, el estudio de sonografía es más fidedigno y revela los miomas difíciles de palpar por su pequeño tamaño o porque la mujer esté en sobrepeso.

La sonografía nos brinda la localización del mioma. En la mitad de los casos el mioma se encuentra dentro del cuerpo del útero, en segundo lugar pegado a la capa externa o en la cara interna del mismo. Los miomas pueden presentarse en diversas caras de la matriz.
Los miomas pueden producir infertilidad si están en la capa interna del útero o si son de gran tamaño. Cuando la mujer sale embarazada con la presencia de miomas, los mismos tienden a disminuir de tamaño o detener su crecimiento.

Los miomas se relacionan a factores hereditarios y raciales, su incidencia es hasta nueve veces más frecuente en raza negra. Todas las situaciones en las que exista un incremento de estrógenos son factores de riesgo y aumentan la incidencia de miomas: nuliparidad, infertilidad, obesidad.

Solo aquellas mujeres que presentan síntomas deben ser tratadas. La extirpación del mioma o miomectomia, es el tratamiento en aquellas mujeres que no tienen su deseo de maternidad satisfecho, en las que no desean un embarazo la alternativa más aplicada es la histerectomía o vaciado; esta es la cirugía abdominal más frecuentemente realizada en el mundo, en ocasiones sin necesidad.

La embolización de las arterias uterinas ha demostrado su utilidad en miomatosis uterina. Consiste en introducir sustancias especificas para ocluir las arterias que nutren al útero con el objeto de detener el crecimiento de los miomas.


Detectar de manera temprana la presencia de miomas uterinos y tener un seguimiento es primordial para aquellas mujeres que posponen un embarazo. Si te descuidas podría ser tarde.