Nunca es más oscuro…

Los problemas de infertilidad son materia pendiente para el sistema de salud. La posibilidad de tener los hijos que quieras, cuando quieras y con quien decidas son derechos humanos.

Cuando una pareja, o una persona desea tener descendiente, y de manera espontánea no lo logra, se convierte en un problema de salud. Esta frustración puede desencadenar o detonar patología sin imaginables, desde depresión hasta suicidio. A menudo son causa de separación o divorcio.

Para las mujeres la maternidad representa un papel primordial. Para ir moldeando ese apego a la maternidad, el primer juego que reciben las niñas es una muñeca. Aprender a cuidar, a imaginarse como madres desde que llegan al mundo es vital para mantener el estatus quo. Serían capaz de convertirse en madre, para una mujer que lo desea, es una frustración.

En República Dominicana carecemos de estadísticas de infertilidad, pero a nivel mundial, se presenta entre el 15 y 20 por ciento de la población.

Reducir el estrés es el tratamiento menos costoso para la infertilidad. El estrés inhibe la ovulación, condición sine qua non para una mujer embarazarse. En el hombre puede producir alteración en la formación de espermatozoides o disminuirla movilidad de los mismos.

Somos lo que comemos. Los estudios científicos aconsejan reducir el consume de proteínas animal, grasas saturadas y alimentos preparados o enlatados para mejorar la fertilidad.

El consumo habitual de alimentos ricos en antioxidantes ayuda a la fertilidad, porque previene o reduce el estrés oxidativo, una situación que puede envejecer los ovarios e impedir su correcto funcionamiento.

El estrés oxidativo, que se caracteriza por el exceso de radicales libres y el déficit de antioxidantes, afecta a entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres menores de 30 años Incluir en la dieta habitual alimentos ricos en antioxidantes puede tener un efecto beneficioso sobre la fertilidad al mejorar la respuesta ovárica y la calidad de los espermatozoides.

Sugerencias para mejorar la capacidad reproductiva.
• Incrementar los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y aceite de oliva
• Consumir frutas, sobretodo las frutas rojas como fresas, granada, los cítricos
• Ingerir tomate –el alimento más rico en antioxidantes–, así como las zanahorias, las espinacas o el maíz.
• Tomar más de ocho litros de agua por día
• Cocinar a temperaturas suaves
• Practicar ejercicio moderado a diario

Nunca es más oscuro que cuando va a amanecer. Ojalá las autoridades de salud no tarden en asumir los problemas de infertilidad como lo que son, un problema de salud.